Con felicidad y orgullo, hacemos entrega de los laboratorios IoT, los cuales se han construido bajo la convicción de que es posible llevar tecnologías emergentes y de gran potencial al aula de clase en instituciones educativas en zonas afectadas por el conflicto armado en Colombia. Además, que estos avances deben reconocer las condiciones particulares y enfrentar las problemáticas especificas en conjunto con las comunidades beneficiarias.